Pero, ¿qué pasa aquí?

Fujifilm FinePix S100FS, 19.9mm, ISO100, f/3.6, 1/250"


Nos encontrábamos en la exposición anual "Viñetas desde o Atlántico" en A Coruña, donde se puede disfrutar del mejor cómic tanto nacional como internacional además de varias obras que la organización ayudada por el ayuntamiento va dejando por las calles de la ciudad.

Uno de los murales típicos del evento es este de Tarzán que justo lo fueron a situar frente a una fuente de esas que dispara chorros al cielo. Al momento me vino la composición a la mente. Porque en la fotografía callejera también hay lugar para el humor, que no la ridiculización de los sujetos, a no ser (como en este caso) que sean irreales, imaginarios o totalmente irreconocibles. Quisiera aclarar que con personas de carne y hueso nunca haría algo ni siquiera parecido.

En este caso, la distancia entre el chorro de agua y el fondo era tan solo de unos metros y podía intentar tenerlo todo más o menos en foco. La dificultad era congelar el agua en el momento justo pues los chorros no eran ni constantes ni llegaban con la misma fuerza y a la misma altura.

Por aquel entonces no tenía ni idea de técnica, fue todo por la intuición y por eso si estudias los datos EXIF que te dejo en el pie de foto te puede sorprender. El caso es que ya de aquella la fotografía me estaba enganchando y ¡por cierto! con la Fujifilm siempre disparé en manual. Esa cámara fue la responsable de que hoy me interese tanto la fotografía y esta foto me recuerda siempre mi evolución.

Este tipo de fotografía callejera trata de buscar una broma visual y muchas veces se hace de forma ofensiva contra las personas, mi código ético me lo impide, sin embargo, podemos aprovechar lienzos y cualquier otro tipo de mobiliario urbano para crear pareidolias y metáforas.