Ir al contenido principal

Destacados

Anthrenus Verbasci

Los anthrenus  pertenecen a la familia de los coleópteros y son conocidos normalmente como escarabajos de las alfombras . Son redondos y muy pequeños con envergaduras de unos dos a tres milímetros y generalmente el ser humano apenas puede apreciar sus colores a simple vista pareciéndonos poco más que un punto negro. Sus antenas terminan en forma de bola, más grande si son machos y presenta unos dibujos tan llamativos como atractivos. Se trata de una especie muy extendida y te la puedes encontrar repartida prácticamente por todo el mundo, pero ello no la convierte en algo a temer pues la mayoría de ellas son totalmente inofensivas. No obstante, las que representan algún peligro suelen ser bastante dañinas, como es el caso de nuestro sujeto. Además del nombre de escarabajo de las alfombras también se le conoce por escarabajo de los museos .  Este insecto se alimenta de otros pero no cazándolos sino que se comporta como un carroñero. Es por ello que resulta una plaga que puede causar estr
Academia de Fotógrafos

057/365


 Hoy ha sido un día muy especial para la mayoría de gallegas y gallegos que hemos recuperado parte de nuestra movilidad entre ayuntamientos y que junto al precioso y soleado día que hemos podido disfrutar, ha provocado algo parecido a una diáspora y las carreteras se han llenado de turismos que, sobre todo, se dirigían hacia la costa.

De todas formas, es imprescindible recordar que el levantamiento de restricciones no ha erradicado al virus de nuestra Comunidad Autónoma y la responsabilidad individual es más necesaria que nunca.

Ya hemos podido ir a tomar el café con los amigos y a dar un paseo por la costa, que no se nos suba a la cabeza y nos vayamos a volver a encerrar por nuestra propia estupidez.

Pero a pesar de haber podido, yo simplemente he aprovechado para pasear a pocos metros de mi hogar, por los caminos boscosos que discurren entre zonas compartidas por los ayuntamientos de Ames y Santiago de Compostela. Ya por fin no tuve que preocuparme de saltarme por despiste el confinamiento perimetral. Para mi, la libertad es poder caminar unos quilómetros por los lugares que me rodean. La paradoja que se producía con ese confinamiento me impedía dar dos pasos a la izquierda y tres a la derecha.

Y así es como pude exponer hoy esta fotografía de un lugar que en un principio creí que no iba a tener gran interés pero que después, vistos los resultados obtenidos, me sorprendió por lo mucho que me gustó.

Si me permitís un consejo a los aficionados a la fotografía, no dudéis nunca de obturar donde el instinto os lo pida aunque a priori no creáis que pueda estar allí la fotografía. A través de nuestra cámara podemos extraer la belleza de lugares donde nadie la encontraría, porque esta afición nos enseña a hacerlo. Es nuestra responsabilidad. No tenemos porqué hacernos grandes viajes para encontrar un paisaje que podamos aprovechar.

Hoy es viernes, os deseo un feliz fin de semana y a quienes viajéis, prudencia y disfrutar de lo hermoso del lugar que visitéis sin olvidar que el pandémico virus está ahí esperando a que os confiéis demasiado y metáis la pata.

Comentarios

Entradas populares

Academia de Fotógrafos