Ir al contenido principal

Destacados

Anthrenus Verbasci

Los anthrenus  pertenecen a la familia de los coleópteros y son conocidos normalmente como escarabajos de las alfombras . Son redondos y muy pequeños con envergaduras de unos dos a tres milímetros y generalmente el ser humano apenas puede apreciar sus colores a simple vista pareciéndonos poco más que un punto negro. Sus antenas terminan en forma de bola, más grande si son machos y presenta unos dibujos tan llamativos como atractivos. Se trata de una especie muy extendida y te la puedes encontrar repartida prácticamente por todo el mundo, pero ello no la convierte en algo a temer pues la mayoría de ellas son totalmente inofensivas. No obstante, las que representan algún peligro suelen ser bastante dañinas, como es el caso de nuestro sujeto. Además del nombre de escarabajo de las alfombras también se le conoce por escarabajo de los museos .  Este insecto se alimenta de otros pero no cazándolos sino que se comporta como un carroñero. Es por ello que resulta una plaga que puede causar estr
Academia de Fotógrafos

093/365

 


Hoy he vuelto a intentar una fotografía con el móvil en condiciones de luz muy complicadas. En su defensa debo decir que está expuesta a pulso porque no tenía a mano ningún trípode en ese momento y debo decir que me sorprendió de forma muy positiva.

Se trata de un momento poco antes del amanecer, la luna decreciente se dibujaba entre los dos árboles y era exponer en ese momento o nunca porque aunque no lo parezca, nuestro satélite cambia muy rápido de posición.

El cielo estaba muy interesante pero a simple vista no lo podía detectar, lo que quería era encuadrar la luna entre los dos árboles y la primera sorpresa la llevé cuando al ver la imagen comprobé que también tenía una nubosidad perfecta y con una presencia y colocación muy interesante. Las pocas estrellas que captó el sensor del móvil también le dan un plus a la foto.

Para componer me fijé en las líneas del camino que traté de hacerlas coincidir con ambas esquinas. Hubiese preferido que la luna apareciese más alta y busqué una perspectiva que la colocase un poco más arriba pero ningún encuadre llegaba a convencerme. De todas formas, aunque obviamente todo es mejorable y nunca habrá una imagen perfecta, estoy contento con el cuadro.

Esta foto la hice a las siete de la mañana y la dejé reposar toda la jornada, así que si a estas horas, casi terminado el día, me sigue gustando, merece formar parte de este reto diario de 365 días.

Comentarios

Entradas populares

Academia de Fotógrafos