Sobre min

Anxo Dafonte. Fotografía de Patty Inostroza (2019)

Soy Anxo Dafonte, nací en Santiago de Compostela y a pesar de haber vivido en Madrid algunos años, soy de los que hacen que refranes como los de "la cabra tira al monte" cobren sentido. Hace casi dos décadas tomé la decisión de volver a casa y desde entonces resido en la tierra que me vio nacer.

Me aficioné a esto de la fotografía desde muy joven pero no me la he tomado muy en serio hasta hace relativamente muy poco, concretamente dos años desde los que llevo estudiando este arte en todas sus disciplinas y abandonar un poco el resultado final de la toma únicamente a mi intuición.

Mi relación con la fotografía callejera es muy intensa. De todas las disciplinas y géneros fotográficos, es el que más difícil me lo pone por mi forma de ser. Mi timidez a la hora de salir a capturar imágenes provocaba que fuese yo mismo quién frenase mi avance en este terreno y sobre todo, que pudiese disfrutar plenamente durante la práctica. Sin embargo, quizás sea eso mismo lo que me hizo sentir esta pasión por disparar intentando capturar y documentar la naturaleza humana en su hábitat.

Mi colección particular es mucho más extensa de lo que aquí se muestra, pero con el tiempo uno va evolucionando, lo que hace que a medida que avanza,  trabajos anteriores comienzan a tener defectos que hacen que las imágenes no sean de tanto agrado como en su día fueron. Este blog será un nuevo comienzo, enfocado tan solo en la fotografía callejera y en mis más recientes capturas para las que he incorporado un "nuevo" elemento en mi equipo: el teléfono móvil, que pretendo sea desde finales de 2019 el responsable tecnológico de la mayoría de mis exposiciones en este portfolio.

Tras todo este tiempo en busca de herramientas que me hagan pensar que mis fotografías serán mejores, he descubierto que con los conceptos claros en nuestra mente, el equipo es lo de menos. Por supuesto, es importante y, de hecho, los clásicos a los que aludimos siempre cuando decimos que sus cámaras no eran ni comparables a las peores de hoy en día, usaban equipos increíblemente fantásticos. El que más o el que menos portaba una Leica, cámara que a día de hoy sigue siendo inaccesible para la mayoría de los mortales. Así que decir que la fotografía no la hace la cámara sino el fotógrafo tiene gran parte de razón, pero un buen equipo siempre será de gran ayuda.

Si he elegido disparar con mi teléfono móvil es porque creo que actualmente es la mejor de mis herramientas para el tipo de fotografía que he elegido pero, eso no quiere decir que sea el único equipo que use ni mucho menos el definitivo. Entre mis herramientas seguiré contando con mi DSLR de iniciación y en mi lista de deseos entra por supuesto una cámara fotográfica con características muy callejeras... pero de momento... tendré que esperar.

Publicacións populares

Páginas