Sobre mi



Soy Anxo Dafonte, nací en Santiago de Compostela y a pesar de haber vivido en Madrid algunos años, soy de los que hacen que frases como la de "la cabra tira al monte" cobren sentido. Hace casi dos décadas tomé la decisión de volver a casa y desde entonces resido en la tierra que me vio nacer.

Autorretrato con iPhone X

Me aficioné a esto de la fotografía desde muy joven pero no la tomé muy en serio hasta el 2018, año en el que decidí liberar a mi mera intuición de la responsabilidad del resultado final de la toma. Desde entonces he tratado de estudiar de forma autodidacta y en ocasiones con algún taller, el campo fotográfico en todas sus disciplinas.

Mi relación con la fotografía callejera es muy complicada. De todas las disciplinas y géneros fotográficos es la que más difícil me lo pone por mi forma de ser. Mi timidez a la hora de salir a capturar imágenes hace que muchas veces sea yo mismo quien ponga freno a mi avance en este terreno y, sobre todo, a que pueda disfrutar plenamente durante la práctica (motivo principal por lo que salgo a fotografiar). Sin embargo, quizás sea eso mismo lo que me provocó esta pasión por disparar intentando captar y documentar la naturaleza humana en su propio hábitat... amores reñidos... Por otro lado, considero que es la única disciplina fotográfica que no le debe nada a la pintura ni a cualquier otra de las artes plásticas, es pura fotografía; a pesar de que yo siempre intento introducir elementos compostivos que contradicen este pensamiento y en ocasiones no tengo muy claro que realmente esté haciendo fotografía callejera propiamente dicha.

Puedes ver mi trabajo de calle accediendo a mi portfolio.

Mi colección particular es mucho más extensa de lo que aquí se muestra pero con el tiempo uno va evolucionado y a medida que avanza siente que trabajos anteriores comienzan a tener defectos que hace que las imágenes no sean tanto de su agrado como lo fueron en su día. Este blog será un nuevo comienzo para mi, enfocado tan solo en la fotografía callejera y urbana. Además, acabo de incorporar un "nuevo" elemento a mi equipo: el teléfono móvil, al que pretendo dar una oportunidad y hacer protagonista de muchas de mis exposiciones a partir de 2020.

Tras todo este tiempo en la búsqueda de herramientas que me hagan pensar que mis fotografías serán mejores, descubrí que con los conceptos claros en nuestra mente, el equipo es lo de menos. Claro que es importante y, de hecho, los clásicos a los que aludimos siempre cuando decimos que sus cámaras no eran ni comparables con las peores actuales, usaban equipos fantásticos. Así que decir que la fotografía no la hace la cámara sino el fotógrafo tiene gran parte de razón, pero un buen equipo será siempre de buena ayuda.

Si elegí dispar mucho con mi teléfono móvil es porque creo que actualmente podría ser de mis mejores herramientas para el tipo de fotografía que más me gusta y me llena pero esto no quiere decir que sea el único equipo que use ni mucho menos el definitivo. Seguiré contando con mi DSLR de iniciación y en mi lista de deseos entra por supuesto, una cámara fotográfica con características más urbanas... pero por ahora... tendré que esperar.

Actualmente, mis capturas las realizo con una DSLR Nikon D3400 y un teléfono móvil iPhone X.